CICLO: TENDENCIAS EN EL CINE
Archivo Cineteca Nacional de Chile

ciclo tenencias
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Durante los meses de junio y julio la Cineteca Nacional de Chile, presentará un nuevo ciclo de cine gratuito con material extraído desde su archivo y que está organizado en paralelo con las temáticas del Taller de Apreciación Cinematográfica (que se está realizando actualmente los fines de semana). El ciclo está abierto a todo el público que quiera asistir a las funciones gratuitas.

El ciclo aborda seis hitos que transformaron el cine en el mundo y tuvieron su contrapunto en Chile y en Latinoamérica. Desde la emergencia del Noir y el cine de autor, a los creadores contemporáneos.


Revisa aquí el programa y las películas programadas por cada uno:
  1. Las sombras del Noir
  • Filme programado: El ídolo (1952), de Pierre Chenal (uno de las primeros intentos de Film Noir en el cine chileno) | 15 de junio

Para encontrar el instante en que el cine se inserta en la modernidad -tal como hoy la entendemos- hay que retroceder al gran punto de inflexión en la historia del audiovisual: los años de posguerra (1945-1950). El instante que gatilla movimientos como el Neorrealismo, innovaciones técnicas como la película a color y marca los inicios de la televisión. Pero ese momento aporta algo más: el surgimiento y consolidación del Film Noir, que más que una tendencia estética es una suerte de mirada sobre las cosas, un modo de entender el mundo que ingresó al medio audiovisual por la puerta trasera, vía producciones humildes y sin pretensiones, consiguiendo algo que parecía imposible: acabar con el cine clásico e imponer la matriz expresionista en el arte de la imagen móvil.


  1. El cineasta como pensador
  • Filme programado: Las tres coronas del marinero (1983), de Raúl Ruiz | 22 de junio

El auge del neorrealismo, su recambio por la Nueva Ola francesa y el nacimiento -a partir de ambas- de la figura del autor cinematógrafico, produjeron algo inédito: la idea del director como intelectual público, como pensador. Es algo que permitió el desarrollo de grandes carreras -como las de Bergman, Fellini o Tarkovsky- y el auge de los festivales de cine y la industria europea de la imagen, pero que también creó cierta actitud reverente que hasta hoy genera consecuencias, incluso en el cine chileno, y que tiene en Raúl Ruiz a uno de sus máximos exponentes ¿Es bueno pensar en el director como un pensador? ¿O estamos exagerando un poco?


  1. Clásicos y neoclásicos
  • Filme programado: Largo viaje (1967), de Patricio Kaulen | 29 de junio

Si bien el Noir y los nuevos cines europeos modificaron para siempre la forma en que se veían las películas, el cine clásico persistió, ya no solo como expresión artística sino como modelo de negocios e idea de arte mayor para las nuevas generaciones ¿Por qué la matriz clásica resultó tan persistente? La respuesta se encuentra en la generación de los 70, los jóvenes cineastas que bebieron de ella en su infancia y luego se convirtieron en los primeros en estudiarla en la Universidad, llegando a dominarla a la perfección. Buena parte del cine chileno contemporáneo estuvo influido por el neoclasicismo, ¿Cómo rastreamos esta influencia hoy?


  1. “Se habla español”
  • Filme programado: Crónica de un niño solo (1965), de Leonardo Favio | 6 de julio

¿Qué significa América latina (y España) para el cine moderno? ¿Es una colección de películas famosas y cineastas destacados? ¿O hay algo que identifique por dentro a los filmes de nuestro continente? La respuesta no está en una gran teoría, sino en un repaso tanto a los títulos legendarios como a los que han ido quedando en el camino, convertidos en sustrato audiovisual generación tras generación. Nosotros, espectadores posmodernos, estamos “hechos” de este cine hablado en español, el desafío ahora es que lo hagamos consciente, sobre todo en lo que respecta al cine chileno de hoy y mañana.


  1. La rapidez / La lentitud
  • Filme programado: Surire (2016), de Bettina Perut e Iván Osnovikoff | 13 de julio

Inserta en la oleada del posmodernismo artístico, el cine de fines del siglo XX y principios del XXI está atrapado en una dicotomía. Rapidez versus lentitud. Sensación versus mirada. Como nunca en la historia de la imagen móvil, los filmes son muy veloces o muy plácidos. Ciertos blockbusters modernos -los filmes de Marvel y Star Wars- están editados en forma frenética, con cerca de 3 mil planos promedio. Al contrario, algunas películas de cine arte y festivales hacen gala de una inmovilidad, de una vocación por lo estático nunca antes vista y que tiene en Chile a algunos de sus mejores exponentes. ¿Cómo fue que se generaron estos extremos? ¿Qué consecuencias tiene esto para el espectador?


  1. El cine de los otros”
  • Filme programado: Ulises (2010), de Oscar Godoy | 20 de julio

Más que el cambio del filme físico al digital, más que la irrupción del streaming y las series, más que la moda del 3D y los multiversos cinematográficos, el gran cambio audiovisual que tenemos frente a nosotros es contemplar a “los otros”: la forma en que se ha hecho visible un cine que antes permanecía oculto detrás de cinematografías y mercados que solían ser hegemónicos. El primero en salir de la sombra fue el documental, luego un sinfín de cinematografías locales y, en esta última década, la temática queer, el ensayo cinematográfico y la irrupción del cine realizado por directoras. Reconocerse en la mirada del “otro”, se ha vuelto algo fundamental: es cosa de mirar las películas de la última generación de cineastas nacionales. Con ellos, la puerta está abierta un nuevo cine.


 

Ciclo Archivo: Tendencias en el Cine
15 de junio al 21 de julio | 2018
17:00 horas | Microcine, Nivel -2
Entrada liberada

Revisa la programación completa aquí