Documentos sobre el Video, años 80

Documentos sobre el Video, años 80 - Pintor como estúpido (1985)

La selección de textos y un video que presentamos a continuación disponibles en el Archivo Digital, abordan la producción de video arte durante la década de los ochenta, desde distintas experiencias y formas de producción.

Si bien la aparición del video en Chile data de los años sesenta, es en los 80 donde se establece su auge debido al acceso de equipos y su manipulación para pensar nuevos lenguajes. Los artistas presentes en esta selección, usan el formato video para problematizar la particularidad del contexto y sus nuevas relaciones sociales, desde posiciones colectivas. Jaar, Altamirano y Lihn utilizarán el medio para indagar y repensar la relación del sujeto y la sociedad; cada uno se remite a la sociedad por medio de su referencialidad a la cultura de masas, al imaginario social o la realidad común del sujeto de época; el mecanismo técnico de producción de imagen audiovisual ofrecerá esta posibilidad.

Asimismo, podemos identificar distintos lugares del campo artístico a partir de cada uno de los textos que componen esta selección; desde el trabajo emergente y aislado respecto al circuito más consolidado, como es el caso de Jaar, hasta la instancia que busca la definitiva consolidación y proyección de una práctica mediante su transfiguración institucional, caso del Festival Franco-Chileno de Video Arte.

Obra Abierta y de Registro Continuo (1981)

Adriana Valdés

El texto Obra Abierta y de Registro Continuo fue escrito por Adriana Valdés en 1981 como colaboración a la obra homónima de Alfredo Jaar, con la cual culminarían una serie de acciones de arte denominadas Estudios Sobre la Felicidad. Las intervenciones, registros y video instalaciones que conformaron esta serie, fueron desarrollados desde 1979 hasta 1981.

El texto de Valdés, aborda la obra desde su ubicación cultural, en un nivel de referencialidad a otros espacios sociales y sus prácticas, constituyentes de convenciones y de estereotipos. El video y la entrevista, que aborda el tema de la “felicidad”, según la autora, hacen referencia a la televisión, a los medios de masa que alimentan figuras y estructuras de poder, constituyendo una trama básica de modelos mediadores de la relación individuo-sociedad. Sin embargo, manipulados estos elementos por Jaar, el video, la instalación y el registro de las personas que participan, se vuelve visible el marco de realidad, siendo excedido por la fisura de los modelos de identidad en la aparición del cuerpo de las personas comunes.

El texto se adentra meticulosamente en los elementos que componen y articulan el Estudio Sobre la Felicidad, entregando claves para entender al video como un mecanismo asociado a prácticas y valores de la estructura social, al mismo tiempo que un factor de construcción de la subjetividad humana. El video, por tanto, es analizado no como mera infraestructura o soporte de discursos, sino más bien, como el elemento central de un dispositivo para visualizar las relaciones básicas entre el sujeto, la sociedad y la cultura en un periodo histórico determinado.

Adiós a Tarzán (1984)

Enrique Lihn

El video Adiós a Tarzán de Enrique Lihn y Pedro Pablo Celedón, es uno de los videos que forman parte de las iniciativas de Lihn cercanas al ámbito de los Happenings. El video fue desarrollado con la participación de amigos cercanos al poeta, la mayoría pertenecientes al ámbito artístico intelectual de la época.

A partir de la muerte de Johnny Weissmüller, actor cinematográfico que interpretó en diversas ocasiones a Tarzán, Lihn organiza una historia ficticia y absurda para homenajear la muerte del héroe, presente en el imaginario de la cultura de masas de aquel entonces. Este homenaje es utilizado por Lihn para desarrollar una serie de ataques indirectos a la dictadura militar, que en 1984 era blanco de protestas y ofensivas de diversos sectores de la sociedad chilena.

Adiós a Tarzán, donde participaron personajes como Gracia Barros, Francisco Brugnoli, Francisco Coloane, Claudia Donoso, Oscar Gacitúa, Patricio Hales, Juan Pablo Langlois, Pedro Millar, Inés Paulino, entre otros, fue el desarrollo de una política contracultural asociable a lo que Lihn denominó “contra arte”. El vehículo del ataque fue el humor y la sátira, donde la aparición del carnaval promovía valores de cambio en la estructura social de la época.

Pintor como un estúpido (1985)

Carlos Altamirano

La publicación corresponde a un texto adjunto en la Obra completa de Carlos Altamirano, publicado el 2007. La publicación original del texto, corresponde al año 1985, a propósito de la exposición Pintor como un estúpido.

La muestra, una especie de retrospectiva llevada a cabo en Galería Bucci, corresponde a una instalación que revisa las principales ideas presentes en la obra del artista hasta aquel momento. En la instalación destaca la presencia del video, siendo incorporadas videograbaciones como elementos simbólicos que, junto a otros, componen este trabajo. Los videos Panorama de Santiago (1981), el registro de transeúntes mirando su imagen “estelar” proyectada por un dispositivo audiovisual de una tienda, el registro de Altamirano trabajando en una sección de electrodomésticos, son tres de las cuatro grabaciones que formaron parte de la instalación. Estos elementos, desde sus posibilidades básicas de uso y materialidad, sirven para articular las ideas centrales referidas en pasajes del texto que presentamos, siendo algunas de estas la economía simbólica del residuo, necesidad de releer el pasado, problematización del paisaje en la tradición pictórica nacional y presencia del sujeto desde la experiencia del individuo, entre otras.

Es necesario señalar, finalmente, que el texto recopila fragmentos de textos de Justo Pastor Mellado, Nelly Richard, Ronald Kay, Robert Rauschemberg, C.A.D.A., Fernando Balcells, Eugenio Dittborn, Wolf Vostell, Roland Barthes y Severo Sarduy.

Sexto Festival Franco-Chileno de Video Arte (1986)

Sociedad Chilena de Video, Instituto Chileno Francés de Cultura, Servicio Cultural de la Embajada de Francia

El presente texto corresponde al catálogo de la sexta versión del Festival Franco-Chileno de Video Arte, un hito importante en la vida cultural y de la producción audiovisual del país. En él, podemos apreciar una serie de modificaciones, amplificación y especialización de contenidos, de acuerdo al proceso de perfeccionamiento disciplinar y devenir institucional que adquiere el Festival. Ya en el catálogo del quinto encuentro se aprecia un énfasis en los procesos de reflexividad; aparecen, además de la ficha técnica como elemento constitutivo central de los catálogos anteriores, artículos y entrevistas relacionadas con la producción.

En el catálogo, existen aportes teóricos tanto de chilenos como franceses. En el caso chileno, están los aportes de Ignacio Aliaga, quien revisa la producción de video documental, Nelly Richard, con video-arte, y Néstor Olhagaray, identificando las diversas y propias posibilidades ficcionales-narrativas del video experimental. A su vez, el proceso de institucionalización del Festival, se puede identificar en una serie de modificaciones de las cuales el catálogo da cuenta. René Naranjo informa sobre la constitución de la Sociedad Chilena de Video. Junto a esto, podemos señalar que es el primer festival que desarrolla un proceso de selección entre los participantes nacionales, y que promueve la producción conjunta de trabajos franco-chilenos.