Incendio, una película chilena de 1926

Aquí ponemos a disposición de todos esta película restaurada el año 2016 por la Cineteca Nacional de Chile, convirtiéndose en uno de los cuatro largometrajes de ficción del período silente que se pueden ver hoy.

Incendio (1926), de Carlos del Mudo

La década que va de 1920 a 1930 es uno de los períodos más productivos e importantes en la historia del cine chileno. Pero es una época a la que, casi en su totalidad, hoy podemos lamentablemente sólo imaginar a través de artículos de diarios y periódicos de la época. No existía una preocupación por resguardar los filmes que abundantemente se realizaron y es por esto que sólo tres largometrajes de ficción de aquellos años de cine silente hoy están disponibles: El Húsar de la Muerte, Canta y no llores, Corazón y El Leopardo.

Frente a tal desolador panorama, encontrar cualquier vestigio fílmico de ellas es un acontecimiento. Es por eso que hoy celebramos celebramos y ponemos a abierta disposición Incendio, un filme dirigido por Carlos del Mudo y estrenado el 23 de agosto de 1926, en los cines Imperio y Cinema Star de Valparaíso.

Fue en una feria de antigüedades de Valparaíso donde el investigador y académico Jaime Córdova la encontró el año 2015, dentro de unas viejas latas en formato 35mm en nitrato. Estaba incompleta y, además en condiciones precarias, en plena descomposición. Una vez depositadas en la Cineteca Nacional de Chile comenzó aquí un proceso de rescate, logrando recuperar gran parte del metraje.

Sin información clara de la duración original de la película, Córdova investigó y logró resolver a través de la prensa y la historia oral de los descendientes de Natalio Pellerano (camarógrafo de la cinta) los huecos argumentales que faltaban. Así, se utilizan en esta versión restaurada intertítulos que resumen los fragmentos inexistentes, dando continuidad a la narración.

Rodada en Viña del Mar y Valparaíso, fue el segundo largometraje dirigido por Carlos del Mudo, quien había alcanzado cierto renombre por haber sido el creador del argumento de Un grito en el mar (1924), filme dirigido por Pedro Sienna y considerado por mucho tiempo como la mejor película chilena de todos los tiempos. Luego de este éxito como dramaturgo, viajó a Alemania para trabajar en los míticos estudios UFA y en donde dirigió un filme titulado Un drama en los Andes que se estrena en enero de 1926.

En febrero de ese mismo año es cuando el realizador empieza a planificar y a difundir su nuevo proyecto: Incendio. Con locaciones en Valparaíso y Viña del Mar, se enfoca en una historia melodramática en donde un joven y valiente bombero (encarnado por el mismo del Mudo) se enamora de una bella muchacha (Francisca Launnert), víctima de un mal hombre de la clase alta porteña (Álvaro Valencia). Un historia simple, con miras a homenajear a los bomberos, pero llena de secuencias que van desde la acción a la comedia (a cargo del famoso actor cómico Evaristo Lillo), con la mayoría de las escenas rodada en exteriores, otorgándole esa naturalidad que había sido alabada en Un grito en el mar.

Entusiasta con la película, Carlos del Mudo comienza en los días previos al estreno una fuerte promoción, incluso publicando un curioso inserto en el diario La Estrella de Valparaíso en donde apostaba diez mil pesos a que Incendio “es superior a cualquiera película chilena o argentina”. La crítica la recibe de buena forma y la recepción del público no es tan fuerte como se esperaba.

Tras exhibiciones en otras ciudades de la región, Incendio pasó al olvido y se le perdió la pista. Eso, hasta que casi 90 años después fue milagrosamente encontrada para volver a la vida, convertida en un hito que hoy al fin podemos ver.

Incendio (1926), de Carlos del Mudo:

 

Fuentes:

Jara, Donoso. “Cine Mudo Chileno”, Santiago, 1994.

Matiz, Camilo. “Entrevista a Jaime Córdova”, Cinechile.cl.

1