La dama de la muerte

Narra las vicisitudes de un joven de 24 años que pierde todo su dinero en la mesa de la ruleta y decide suicidarse, es interrumpido por un misterioso hombre que lo invita a ingresar a un club de suicidas. Allí, a través de las cartas, se sortea quien va a morir. El héroe se involucra en el juego y es señalado por las cartas. Tiene sólo siete días de vida, en los cuales intenta en vano la denuncia policial en su afán por desvincularse del compromiso. En su vagabundear por las calles de Londres, conoce a una mujer que se empeña en acompañarlo. Su interés por vivir posee ahora una nueva motivación.

La dama de la muerte es considerada la primera película de terror chilena, por su apuesta apegada al suspenso y por una ambientación situada entre lo tenebroso y el misterio. Se basa de forma libre en la novela El club de los suicidas de Robert L. Stevenson, con una ambientación londinense construida totalmente dentro de los estudios Chilefilms.

Justamente, este filme fue el cuarto realizado bajo la firma de los estudios estatales, en donde se buscó levantar un inédito proyecto industrial cinematográfico entre 1942 y 1949. Una estrategia fue realizar filmes con temáticas “universales”, no enmarcadas dentro de la realidad chilena, con la intención de conseguir distribución internacional. Para ello, dada la mayor experiencia, se reclutaron a decenas de técnicos y artistas argentinos que se hicieron cargo de las producciones. En el caso de La dama de la muerte el guión está a cargo del argentino César Tiempo, mientras que la dirección es de Carlos Hugo Christiensen, uno de los más importantes realizadores trasandinos de aquellos tiempos.

La crítica recibió con buenos comentarios al film, considerándolo el mejor producido por Chilefilms hasta entonces. Pero el público ya tenía una fuerte desconfianza y lejanía respecto a estas películas nacionales, que de chilenas tenían bien poco, por lo que la cinta a pesar de sus méritos fue quedando en el olvido.

Como valiosa anécdota está el “renacimiento” que la película tuvo en las manos del director Cine B estadounidense Jerry Warren. El realizador compró una copia de La dama de la muerte y de La casa está vacía, otra cinta producida por Chilefilms, las remontó, mezcló las historias y creó una nueva trama bautizada Curse of the Stone Hand en 1965. Con los actores chilenos doblados al inglés, incluso con sus nombres modificados en los créditos, la cinta muestra a una mano misteriosa que provoca terribles asesinatos. La película agrega una secuencia con un diálogo sin sentido en donde está nada menos que el actor John Carradine, que por entonces frecuentó otras películas de clase B, aunque ninguna de más bajo calibre como este filme de Warren, quien para aumentar la curiosidad de su persona decía que hacía cine con el fin de hacer “dinero fácil”. Aún así, este filme es considerado de culto entre los fanáticos del cine B norteamericano.

 

Categoria: Ficción
Año: 1946
Duración: 80 min.
País: Chile
Estreno: 1946/06/04
Formato original: 35mm, b/n
Director: Carlos Hugo Christensen
Guión: César Tiempo
Actuación: Carlos Cores, Guillermo Battaglia, Judith Sullian, Juan Corona
Casa productora: Chile Films
Producción: Carlos Gallart
Foto: Alfredo Traverso
Música: Jorge Andreani
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail