Luis R. Vera

La obra de Luis R. Vera, con el paso de los años, se ha convertido en una importante visión respecto al Chile de la dictadura mirado desde la perspectiva de un exiliado que regresa a un país totalmente distinto al que dejó. En este especial, compartimos cuatro de sus películas de ficción que giran en gran parte en torno a esta temática, que enfrentan ese choque traumático, confrontando los quiebres internos de sus protagonistas y, la vez, las fracturas sociales de un país cuyas heridas trata de ocultar buscando dar una falsa mirada de estabilidad.

Películas en línea:

  • Hechos consumados (1986)
  • Consuelo (1989)
  • Bastardos en el paraíso (2000)
  • Fiestapatria (2007)

Nacido en Santiago en 1953, Luis R. Vera tempranamente se traslada con sus padres a vivir a Valparaíso, ciudad que en definitiva considera la suya. Estudia Filosofía en la Universidad de Chile, pero su vocación es la fotografía, que cultiva desempeñándose como reportero gráfico de diversas publicaciones. Durante el gobierno de la Unidad Popular ingresa a trabajar en Chile Films y tras el golpe cívico-militar se ve obligado a abandonar el país.

Se asila primero en Perú como fotógrafo y documentalista. Después se asentó en Rumanía, donde obtuvo, luego de cinco años de estudio, un Máster de Arte en la Universidad de Bucarest, con una mención hacia la dirección de filmes y televisión. En Bucarest obtiene el título de Director de Cine y TV, y en 1975 filma su primer cortometraje, Yo vendo usted elige, sobre los mercados de campesinos que venden sus productos en las ciudades rumanas. En ese país realiza varios documentales, entre ellos He venido a llevarme una semilla, sobre los exiliados chilenos y Elegía, homenaje al Che Guevara.

En 1979 comenzó la tercera etapa de su exilio, esta vez en Suecia, donde dirigió, produjo y escribió 38 cortometrajes y películas de televisión sobre países de Latinoamérica como Chile, Paraguay y otras naciones de América Central. Coproducción entre Chile y Rumanía, financiada por el Instituto de Cine de Bucarest, En un lugar… no muy lejano… es un corto de 1980 que cuenta alegóricamente la represión política en diferentes países de América Latina en la década de los años setenta.

Regresa a mediados de esa década a Chile, en donde realiza el largometraje su primer largometraje de ficción, Hechos Consumados (1986), basado en una exitosa obra teatral de Luis Radrigán. Hacia finales de la década dirige su segundo largometraje, Consuelo (1989), la historia de un exiliado chileno en Suecia que regresa a Chile y se reencuentra con su viejo amor, generando un conflicto con su esposa sueca. En Paraguay, país con el que mantiene nexos cercanos, realiza en 1992 el largo documental El país de nunca jamás, y dos años después Miss Ameriguá, una cinta de ficción que trata en clave de comedia la corrupción a impunidad de las dictaduras latinoamericanas.

En los suburbios poblados de inmigrantes de Estocolmo ocurre, tal vez, su más alabado filme: Bastardos en el paraíso (2000), que tiene como protagonistas a un grupo de jóvenes confrontados con la realidad de un sociedad que sospecha de su presencia y de sus acciones, y los considera desajustados y marginales.

En el nuevo siglo, realiza una serie de documentales sobre trascendentales figuras de la historia de Chile: Viola Chilensis: Violeta Parra Vida y Obra (2003), Neruda, el Hombre y su Obra (2004), Gabriela de Elqui, Mistral del mundo (2006) y Allende, de Valparaíso al Mundo (2008). Y el año 2007 estrena Fiestapatria (2007), una visión respecto a la sociedad chilena de los últimos 30 años, reflejada a través de los festejos de una familia en los días de las fiestas patrias.

 

 

1