Ricardo Larraín (1957-2016)
La pasión por contar historias

Texto escrito por Mónica Villarroel, directora de la Cineteca Nacional de Chile, por motivo de la muerte de Ricardo Larraín, ocurrida el 21 de marzo de 2016.

A este texto se adjuntan las películas La Frontera y Pasos de baile, además del registro del cine foro en torno a la exhibición-homenaje de La Frontera, realizado el 27 de enero de 2017 en la sala de la Cineteca Nacional de Chile, con presencia de Gloria Laso, Patricio Contreras, (protagonistas de la película), Alvaro Corvera (productor) y René Rojo (camarógrafo). Finalmente, también se suma una galería de fotos de distintas etapas de la carrera del cineasta.

“Una película es una búsqueda donde ojalá uno esté lo más abierto posible a encontrar las resonancias de la realidad profunda en una historia sencilla y de superficie”, decía Ricardo Larraín, el director de cine que en los años noventa obtuvo el Oso de Plata en el Festival de Cine de Berlín con su emblemática película La Frontera (1991).

“Mi entusiasmo personal es la pasión por contar historias. Una película es una historia con toda la fascinación de la emoción, la risa y también la reflexión”.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Nacido el 27 de abril de 1957, Ricardo Larraín egresó de la Escuela de Artes de la Comunicación de la Universidad Católica de Chile en 1978, justo antes del cierre de esta institución. Su primer trabajo como director fue con el cortometraje La hora del sereno (1982), un trabajo en stop-motion realizado junto a Vivienne Barry, centrado en el recordado personaje de la Colonia que recorría las calles alumbrando los faroles y anunciando la hora. Luego, realizó el mediometraje Rogelio Segundo (1983), basado en un relato de Alfonso Alcalde. Producido por el Programa de Medios Audiovisuales de la Universidad Católica, la película realizada en formato video obtuvo ese año el Premio del Festival Latinoamericano de Televisión Universitaria, efectuado en Lima. Paralelamente, fue profesor de la cátedra “Estimulación de la Creatividad y Lenguaje Visual” en la Universidad Católica de Chile.

Como muchos otros cineastas de aquella época, Ricardo Larraín trabajó en publicidad realizando en su carrera más de 200 spots. Con la base de esa trayectoria y con la convicción de poder hacer un cine de mayor alcance en el país, funda las productoras Filmocentro-Cine y Cine XXI. Así, en 1989 estrena el documental Dime como bailas y te diré quien eres, el cual sigue a una pareja que triunfa en un concurso televisivo de baile. Un año antes, Ricardo Larraín forma parte del selecto grupo de realizadores que confecciona la recordada “franja del No” para el plebiscito de 1988 que termina con la dictadura militar. Por entonces es también elegido como director de la Asociación de Productores de Cine y Televisión de Chile.

Ya a comienzos de la nueva democracia, comienza a trabajar en su primer largometraje de ficción: La Frontera. Escrita junto al guionista argentino Jorge Goldenberg, la cinta tuvo su primer espaldarazo en el Concurso de guiones inéditos del Festival de La Habana de 1989. Estrenada finalmente el 25 de octubre de 1991 en Santiago, la película tiene una fuerte repercusión en la crítica y en el público. Se le considera entonces, junto a La luna en el espejo de Silvio Caiozzi, como representante de un nuevo renacer del cine chileno.

Estas buenas impresiones se confirman al año siguiente, cuando Larraín obtiene el Oso de Plata al Mejor director en el Festival de Cine de Berlín. Un galardón inédito entonces para el cine chileno. Ese mismo año La Frontera obtendrá también el Premio Goya a la Mejor Película Extranjera de Habla Hispana, importante galardón entregado por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España.

Pasarán seis años para que vuelva a estrenar una nueva producción. Titulado Raúl Silva Henríquez, el cardenal (1997), se trata de un documental centrado en la trascendental figura del sacerdote y defensor de los Derechos Humanos durante la dictadura. La producción obtiene el Primer Premio de largometraje documental en el Festival de Cine sobre Derechos Humanos en América Latina, realizado en Buenos Aires, Argentina.

Al año siguiente Ricardo Larraín regresa a la ficción con El entusiasmo, filmada en pleno desierto de Atacama. Protagonizada por las reconocidas actrices españolas Maribel Verdú y Carmen Maura, y con una trama donde se crítica al excesivo optimismo económico de la transición chilena, la cinta no alcanza finalmente la misma aceptación que su anterior largometraje.

Llegado el nuevo siglo, Ricardo Larraín estrena el alabado documental Pasos de baile (2000), en donde retoma, 12 años después, a los personajes de Dime como bailas y te diré quien eres. Ese mismo año es nombrado director del área dramática de Canal 13, cargo en el que se desempeña sólo durante un año. Seguirá, de todas formas, trabajando para la televisión, realizando el año 2005 el telefilme Alberto: ¿Quién sabe cuánto cuesta hacer un ojal?, centrado en la juventud de San Alberto Hurtado. Luego, el 2007, se une al ambicioso proyecto de Canal 13 titulado “Héroes”, una serie que se centra en los principales protagonistas de la Independencia del país. Larraín dirige el primer episodio titulado O’Higgins, vivir para merecer su nombre.

Paralelo a estos trabajos, el año 2004 ayuda a crear la Asociación Gremial de Directores y Guionistas de Chile, mientras que el 2006 funda y dirige la Escuela de Cine de la Universidad Mayor. Es en este mismo año en donde es diagnosticado de linfoma de no-Hodgkin, enfermedad que sobrelleva durante casi una década.

Así, el año 2008 retorna a la pantalla grande con la comedia Chile puede, escrita y protagonizada por Boris Quercia, quien encarna al improvisado primer astronauta chileno en llegar al espacio. El 2011 produce el documental Mauchos, dirigido por Sebastián Moreno, el cual se centra en las catastróficas consecuencias del terremoto del 27 de febrero de 2010 en la ciudad de Constitución.

Pero durante estos últimos años su gran interés fue continuar trabajando con la figura de Bernardo O’Higgins. Así, el 2014 produce y dirige la serie El niño rojo, la cual es emitida en Mega en el mes de octubre y que retrata la niñez y juventud del prócer. Paralelamente, estrena un corte en salas de cines.

Su idea era realizar una trilogía centrada en el Padre de la Patria, para el cual ya había obtenido financiamiento para la segunda parte, titulada El guerrero enamorado, la que ya estaba produciendo y que se centraría en la vida sentimental de O’Higgins. La saga culminaría con un filme enfocado en sus años en el exilio.

En la noche de este lunes 21 de marzo, cerca de las 20 horas y a los 58 años, falleció víctima del cáncer linfático que sufría desde el año 2006.


La Frontera (1991)


Pasos de baile (2000)


Cine Foro de La Frontera en Festival Cineteca Nacional de Chile realizado el 27 de enero de 2017. Con Gloria Laso, Patricio Contreras, (protagonistas de la película), Alvaro Corvera (productor) y René Rojo (camarógrafo), conducido por Mónica Villarroel, directora de la Cineteca Nacional de Chile.


1