Valparaíso, mi amor

Historia inspirada en hechos reales que ocurrieron en el puerto de Valparaíso. Cuatro niños de escasos recursos han quedado abandonados porque el padre, cesante, roba ganado para alimentarlos y la policía lo ha detenido. El relato recoge el punto de vista de los niños, estructurándose en cuatro episodios que describen su inevitable descenso al mundo de la marginalidad y la delincuencia. Enfrentados de forma brutal a la vida, desde su problemática situación social, se encaminan a una marginalidad difícil de eludir.

Aldo Francia realiza un penetrante y descarnado estudio social, mostrando un Valparaíso distante de los estereotipos turísticos, para revelar una realidad traspasada por la pobreza, la marginalidad y la injusticia.

Categoria: Ficción
Año: 1969
Duración: 87 min.
País: Chile
Estreno: 1970/04/20
Formato original: 35mm, b/n
Director: Aldo Francia
Guión: Jose Román, Aldo Francia
Actuación: Hugo Cárcamo, Sara Astica, Rigoberto Rojo
Casa productora: Cine Nuevo Viña del Mar
Producción: Jose Troncoso
Foto: Diego Bonacina
Montaje: Carlos Piaggio
Música: Gustavo Becerra
Biofilmografia: Aldo Francia (1923-1996) cursó sus estudios primarios en Italia y las humanidades en Valparaíso y Viña del Mar. Estudió medicina y ejerció la profesión de pediatra con gran sentido de servicio social. En 1949 decidió ser cineasta luego de ver en Italia la película “Ladrón de bicicletas” de Vittorio De Sica. Adquirió una filmadora 8mm, con la que realizó notables registros en Italia, Francia, Yugoslavia, Suiza, Alemania. Desde 1957 se abocó a la dirección de cine y filmó su primer largometraje, "Valparaíso, mi amor" (1969), una de las obras claves de la renovación del cine chileno de fines de los años sesenta. Con su segundo largometraje, “Ya no basta con rezar” (1972), reafirmó su concepción del cine como instrumento expresivo de vocación social. Realizó una actividad pionera en la difusión de la cultura cinematográfica, fundando el Cine Club de Viña del Mar (1962), los Festivales de Cine Aficionado (desde 1963), y el Primer Festival de Cine Latinoamericano de Viña del Mar (1967). Impulsó la sala Cine Arte de Viña del Mar y consolida la creación de la Escuela de Cine de Viña del Mar. El Festival de 1967 y su continuación en el Segundo Festival de Cine Latinoamericano y Segundo Encuentro de Cineastas Latinoamericanos (1969) marcaron un hito trascendental para el desarrollo del cine chileno y del continente. En septiembre 1990 publicó el libro “Nuevo cine latinoamericano en Viña del Mar”.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail