Palabras de la directora

Portada-palabras-BB
30 de abril de 2020

Estimadas y estimados amigos del CCLM:

En estos difíciles tiempos que enfrentamos, en que no podemos reunirnos físicamente y nuestras posibilidades cotidianas se ven limitadas, la idea de que la fortaleza de las comunidades es el principal motor de las sociedades cobra para CCLM cada día mayor relevancia. Con este norte, hace dos años comenzamos una gestión enfocada a convocar a los diversos grupos que habitan este territorio. Nuestro énfasis ha sido convertirnos en un espacio cuya dedicación no solamente pasa por ofrecer una programación artística y cultural de alta calidad para todos quienes nos visitan, sino por generar aquí un lugar de encuentro, donde familias, niños, personas mayores, comunidades diversas sientan la libertad y la acogida de un espacio abierto a la ciudadanía.

En ese sentido, el cierre de nuestro espacio nos afecta tremendamente en nuestra vocación y nos obliga a replantearnos de qué manera continuamos siendo un centro cultural activo, convocante, propositivo y que despierta reflexiones contingentes a lo que estamos experimentando como sociedad global. Como Centro Cultural La Moneda nuestra primera medida fue resguardar la salud y la seguridad tanto de quienes componen nuestros equipos de trabajo como de quienes nos visitan. Al cierre de nuestras galerías siguió la implementación de la modalidad de teletrabajo, lo que nos ha permitido activar más que nunca nuestros canales digitales, para ofrecerles talleres familiares, material educativo, películas y especiales audiovisuales, entre otros materiales que los acompañarán durante estas fechas. Paralelamente, nos encontramos activando nuestra relación con las comunidades vecinas al CCLM, con quienes esperamos fortalecer nuestros vínculos de cara a los nuevos desafíos que nos deparará el futuro.

En tiempos singulares, en que todos y todas nos vemos afectados e involucrados en distintas formas y medidas, nuestra creencia de que el arte y la cultura son herramientas transformadoras para nuestras sociedades, la declaramos como una certeza. Las experiencias artísticas permiten conectarnos con nuestra humanidad, conocer y explorar realidades diversas, generar empatía, aumentar la cohesión social y dar impulso al poder transformador que adquieren las comunidades cuando actúan unidas. Nuestras líneas de trabajo se ven hoy altamente interpeladas por los sucesos recientes. Ellas son el cuidado y preservación del medio ambiente, la puesta en valor del patrimonio y saberes territoriales desde una visión contemporánea y en consideración del presente, la integración y atención prioritaria de públicos como los niños, niñas y personas mayores, la interculturalidad y los lazos al interior de las comunidades.

Hoy en día, nuestra inmejorable posición como facilitadores de estas experiencias, desde esta institución, nos motiva a impulsar nuestro trabajo con más fuerza, para que el arte, los artistas, y las comunidades que somos parte de este espacio público sigamos manteniendo nuestro mandato, de cuidarnos, comunicarnos, apreciarnos y valorarnos en tanto actores clave de los cambios por los que atravesamos local y mundialmente. Son los creadores y nuestro público quienes día a día nos impulsan a seguir trabajando en esta dirección, y con quienes esperamos poder encontrarnos prontamente, en este espacio de encuentro para las diversas miradas.

 

Beatriz Bustos Oyanedel


 

Beatriz Bustos Oyanedel, directora de Centro Cultural La Moneda