Teorinda Serón

QC_1_B

Comencé a trabajar en la greda con ayuda de mi mamá, como una manera de mantener viva la tradición con la que nos hemos criado muchas y muchos en Quinchamalí. He pasado mi vida contando historias a través de la artesanía, con poesía en el mismo patrimonio.

Dejé mis estudios muy joven, llegué hasta 6to básico y después decidí dedicarme exclusivamente a la artesanía, ilustrarlas, escribirles encima y encontrar nuevas maneras de utilizar la greda.

He estado en muchos talleres, en Chillán y acá, donde vienen de otras partes a enseñarnos. Así fue como me di cuenta de todas las posibilidades que existen con la greda y con lo que yo quiero hacer. La libertad autoral, la reflexión, se unen en estas piezas. Para mí son lienzos, cuadernos donde escribo mis versos.

Cuando empecé todas hacíamos las mismas piezas, la mujer con una guitarra o los jarrones típicos, pero a medida que aprendíamos o que íbamos teniendo ideas tomábamos la greda y creábamos lo que teníamos en la cabeza. Todo es posible.

Todas tenemos nuestra flor, algunas eligen los cerezos, porque aquí hay muchos, y otras elegimos el Quinchamalí, la cultura local y el medioambiente, ya que hacen referencia a nuestro territorio.

Nosotras somos Tesoro Vivo de la humanidad, nuestro trabajo ha sido reconocido por expertos. Eso fue muy emocionante para mí. Por lo mismo, creo que es importante seguir inculcando en los jóvenes la artesanía, mostrarles las posibilidades de trabajar la greda, se les tiene que enseñar en el colegio, para que se den cuenta que no es aburrido, no es repetición, es creación. Son más de 400 años de tradición, pero los jóvenes ya no lo ven con los mismos ojos, pero son tantas cosas las que uno puede hacer que siempre es distinto.

Yo espero que esto vuelva a ser importante, que la gente se interese, vuelva a visitarnos y a comprar nuestro trabajo, que es nuestro sustento. Nuestras obras nunca son las mismas, ya que el arte de trabajar con la greda siempre invita a concluir con piezas únicas e irrepetibles. Es un camino largo, pero estamos listas. Yo estoy lista.